SALA DE PRENSA
DESAPRUEBA PRI QUE NO SE BENEFICIE A LEÓN CON EL ZAPOTILLO.
DESAPRUEBA PRI QUE NO SE BENEFICIE A LEÓN CON EL ZAPOTILLO.

Por Prensa CDE Guanajuato
Guanajuato
Domingo, 15 de agosto de 2021

Comunicado


Para el PRI es reprobable negar a León acceso al agua de la presa de El Zapotillo, porque desde 1995, en decretos presidenciales y acuerdos para el aprovechamiento del caudal del Río Verde, siempre se contempló asignar un volumen a la ciudad más poblada del estado.

El 7 de abril de 1995 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un Decreto para reservar un volumen de agua de la cuenca del Río Verde: 384.7 millones de metros cúbicos (Mm3) para Jalisco y 119.8 Mm3 para Guanajuato.

Poco más de dos años y medio después, el 17 de noviembre de 1997, se emitió otro Decreto para modificar los volúmenes reservados a cada estado, mientras que entre septiembre del 2005 y octubre del 2007 gobierno federal y los gobiernos de Jalisco y Guanajuato firmaron un Acuerdo de Coordinación tripartita.

Fue en este último en el que se consideró llevar la altura de la cortina de la presa de El Zapotillo de 80 a 105 metros para aumentar su capacidad de almacenamiento y poder abastecer a la zona conurbada de Guadalajara, lo que implicaba inundar a los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo .

Finalmente, en la última semana de junio del 2019, los mandatarios en funciones de Jalisco y Guanajuato, Enrique Alfaro y Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, firmaron un “Acuerdo de Entendimiento para el aprovechamiento de las aguas del Río Verde” para garantizar el abasto del vital líquido a Guadalajara y su zona conurbada, a Los Altos de Jalisco y a León, con  apego a lo establecido en los decretos presidenciales de 1995 y 1997 en el sentido de dotar de un determinado porcentaje a cada uno de los estados.

La decisión de dejar fuera a León, en perjuicio de 1.7 millones de habitantes, implica no tomar en cuenta decretos y acuerdos sobre distribución de aguas superficiales de la cuenca del Río Verde, en los cuales siempre se consideró a León, aun antes de que se hablara de elevar la cortina del embalse.

El gobierno federal debe a los guanajuatenses, y a los leoneses en particular, una explicación de por qué ya no se consideró un trasvase de El Zapotillo a León y, en su caso, de por qué se descarta por completo la construcción de un acueducto, como se tenía previsto.

Imposible no pensar, una vez más,  en que está es una decisión política y no técnica, que refleja  su animadversión hacia Guanajuato y los leoneses en este caso en particular.



Visitas: 99



TWITTER